Kankel Cacao nace inspirado el deseo de crear una experiencia personal, delicada, sofisticada y genuina a través del cacao de origen.

Un proyecto que inicia Juan Ángel Rodrigálvarez, premio a Mejor Pastelero Repostero de 2010 de la mano de la Real Academia Española de Gastronomía, entre otros muchos reconocimientos.

Su experiencia durante más de 30 años y su forma tan personal de entender el mundo del cacao se transforma en sabores puros y complejos al mismo tiempo. Una experiencia adecuada a diferentes momentos y maneras de entender este fascinante producto de la tierra: el cacao.

El propósito de Kankel es, a través de los
sabores y sensaciones del cacao, traer una porción de la tierra de la que nació. 
Acércanos a la esencia de su entorno, de su región.

¿Porqué el cacao?
¿Porqué bean to bar?

Con una simple búsqueda en internet podemos ver las bondades del que por lo mayas era llamado “Alimento de los dioses”, un alimento saludable, con alto poder antioxidante y otras muchas propiedades.

Nos hace estar de buen humor.

Dejando a un lado estos concluyentes datos la verdadera naturaleza del Kankel se gesto desde hace años. La incansable búsqueda de Juan Ángel Rodrigálvarez de los mejores cacaos para sus elaboraciones, el tesón con el que siempre ha intentado a través de charlas y catas de cacao dar a conocer lo que es un buen chocolate para huir del maltrato al que se ha sometido a este manjar, su preocupación porque las personas comprendan, adquieran y reconozcan cual merece realmente la pena a la hora de consumirlo, concluía siempre con el mismo pensamiento: podría hacer y dar mucho más si elaboro mi propio chocolate.

Así es como esa pasión por el chocolate fue creciendo, al igual que su maestría en las elaboraciones hasta que Kankel se hizo realidad.

Comercio justo

Aproximadamente el 90% del cacao producido a nivel mundial proviene de familias que cultivan solo en pequeños campos de menos de cinco hectáreas. Muchos desconocen el valor de sus productos. En Kankel valoramos esta compleja labor. Compramos directamente a los productores, visitamos las plantaciones, conocemos su trabajo diario, la calidad y genuidad del cacao y participamos de un comercio justo para todos ellos. Existe una estrecha relación con los productores locales. Son una parte vital de la cadena Kankel. Es gracias a ese contacto y la confianza que Kankel puede ofrecer estos chocolates Bean to Bar tan genuinos y especiales.

Alimento ecológico

La sobreexplotación y la agricultura no orgánica ha causado daños irreparables al medio ambiente de estas regiones, especialmente en esta última década. El respeto por el producto y por la tierra que nos da sus frutos forma parte también de la filosofía de Kankel Cacao. Desde las plantaciones hasta su elaboración.